Martí verifica
#Crisis Cuba#Derechos Humanos#Migración#Poder en Cuba
Explicadores
Cuba tiene un alto índice de envejecimiento poblacional (AP/Ramon Espinosa/Archivo)
Cuba tiene un alto índice de envejecimiento poblacional (AP/Ramon Espinosa/Archivo)

Abandono de ancianos en instituciones estatales: el caso de una cubana fallecida con «sarna noruega»

Por: Marleidy Muñoz, Ernesto Eimil ReigosaPublicado: 27 de febrero de 2024 - Actualizado: 27 de febrero de 2024

Si tienes poco tiempo...

  • Las alarmantes imágenes del cuerpo de una cubana de 90 años en supuesto estado de «descomposición» al llegar a un hospital de La Habana desde un asilo de ancianos, comenzaron a circular en medios independientes y se viralizaron en redes sociales.

  • El video y las fotos de la anciana comenzaron a circular junto a denuncias ciudadanas por las precarias condiciones de los hospitales del país, la insalubridad en muchos servicios públicos, la escasez de insumos y medicinas que enfrentan doctores y pacientes en los centros e instituciones de Salud, y la deficiente gestión gubernamental para asegurar la calidad de la atención médica.

Las alarmantes imágenes del cuerpo de una cubana de 90 años en supuesto estado de «descomposición» al llegar a un hospital de La Habana, remitida desde un asilo de ancianos, comenzaron a circular en medios independientes la semana pasada y se viralizaron en redes sociales. 

El caso fue informado originalmente por el periodista Ernesto Morales el 21 de febrero en una transmisión en directo por su canal de YouTube. Morales denunció que la señora fue remitida al hospital en total estado de abandono y con lesiones en la piel y larvas.

Dos días después, el 23 de febrero, la Dirección de Salud del municipio habanero de Diez de Octubre publicó una «nota aclaratoria» sobre la paciente fallecida con supuesta «sarna noruega», identificada por las autoridades como Adelaida Zamora Torriente. 

En este texto te explicamos todo lo que sabemos sobre el caso. 

¿Qué denunció el periodista independiente?

El periodista Ernesto Morales comentó que había recibido desde Cuba un video y fotos sobre un caso muy delicado y que había determinado no publicar las «evidencias», porque podían comprometer sus plataformas por la crudeza de las imágenes. 

«Yo les quiero decir a las personas que recibieron a la paciente en el Hospital Clínico Quirúrgico Diez de Octubre de La Habana (conocido como La Dependiente): es una obligación moral [denunciarlo], no se cómo pueden dormir tranquilos después de ver eso frente a sus ojos».

Morales describió las imágenes (VIDEO 1.21.55) de la siguiente manera: era el cuerpo «que para colmo minutos antes todavía estaba vivo, de una señora, una anciana, completamente necrosada. El color de su piel era de una persona ya muerta, (...), comiéndosela viva los gusanos».

El periodista cubano, exiliado en Estados Unidos, reveló que el video recibido «fue tomado porque la señora había sido trasladada de un Hogar de Ancianos en La Habana al hospital de Diez de Octubre».

«El video que me enviaron,  junto con tres fotos, eran un primer plano con su cara, su cuello, sus brazos; y les estoy diciendo que no tenía tejido que yo pudiera ver que no estuviera colmado de gusanos. Era una señora que hasta hacía pocas horas estaba en un Hogar de Ancianos», añadió Morales. 

De acuerdo con las declaraciones citadas, la cara, el cráneo, el cuello y las sábanas con que tenían cubierta a la anciana, «estaban inundadas de gusanos». Morales dijo que había conocido que a los camilleros que trasladaron a la señora «le dieron instrucciones de decir que los gusanos los había cogido en la ambulancia».

El periodista agregó que habría al menos dos casos más de ancianos con síntomas similares, aunque sólo han circulado las imágenes de una persona. 

«Sólo denunciando esto surgen las investigaciones y se conoce lo que está pasando», concluyó Morales, destacando el interés público de informar sobre las denuncias que recibió.

Las imágenes del video y las fotos de la anciana también comenzaron a circular divulgadas por otras cuentas en redes sociales. Se sumaron al cúmulo de denuncias ciudadanas por las precarias condiciones de los hospitales del país, la insalubridad en muchos servicios públicos, la escasez de insumos y medicinas que enfrentan doctores y pacientes en los centros e instituciones de Salud, y la deficiente gestión gubernamental para asegurar la calidad de la atención médica.

¿Qué respondieron las autoridades de Salud?

La Dirección Municipal de Salud de Diez de Octubre reconoció la existencia del caso, e identificó a la víctima como Adelaida Zamora Torriente, quien «residía en el Hogar de Ancianos “28 de Enero” en el municipio Diez de Octubre desde el 7 de septiembre del 2023». 

«El ingreso al hogar se efectuó por criterio social además de necesidad de atención por antecedentes de salud, hipertensión arterial esencial, artritis, cifosis dorsal, gastritis, malnutrición y discapacidad», informaron las autoridades en una nota.

 

Hogar-Ancianos-28-de-Enero-La Habana

El reporte oficialista asegura que «en el expediente de salud se evidencia que durante la estancia de 5 meses y medio en el hogar mantuvo evolución favorable, sin incidencias con el tratamiento para sus padecimientos». 

Adelaida habría sido valorada por un dermatólogo el viernes 3 de febrero, «quien le diagnostica una sarna noruega y dermatitis crónica, sin una epidemiología evidente que confirme la fuente de infección, al no existir otros casos en el hogar con este diagnóstico, ni con síntomas similares». No se dice en el comunicado cómo ni dónde adquirió las enfermedades.

Presuntamente se cumplió con el tratamiento indicado y «el propio día es evaluada por el médico de asistencia del hogar, quien constata que se ha ido deteriorando respecto a los días anteriores, decide llamar e informar al familiar (su única hija), entrevista que se ejecuta el lunes 5 de febrero. El familiar asistió y repitió la visita el jueves 8 de febrero».

Según el relato oficial, la anciana amaneció el 9 de febrero «con marcado decaimiento, somnolencia, disminución de la fuerza muscular y lenguaje incoherente por lo que presuntivamente se interpreta como una isquemia».

«Ante este cuadro su doctora de asistencia le diagnostica una Enfermedad Cerebrovascular en curso, razón por la cual se remite al Hospital Clínico Quirúrgico 10 de octubre. Estando ya con su hija en el hospital, fallece alrededor de las 11: 00 a.m. del mismo día, como consecuencia del cuadro neurológico», publicó Salud. 

Además, en la «nota aclaratoria» afirman que las autoridades sanitarias constataron «buenas condiciones de higiene y adecuado aspecto de los ancianos» que permanecen en el Hogar de Ancianos “28 de Enero”. Las autoridades concluyeron que «hubo seguimiento adecuado de la paciente», según el comunicado oficial.

Al final de la nota se señala, además, que «la sarna noruega se caracteriza por una erupción generalizada, de pápulas y placas eritemato descamativas, que de forma característica y diferenciadora se halla en cuello, cara y cuero cabelludo. Los síntomas tardan 15 días en aparecer y luego tardan hasta 4 semanas en desaparecer». 

«Los restos que se muestran en la imagen no son hormigas, sino parte de las lesiones (costras) producidas por la hiperqueratosis», concluyen. 

Tras la declaración oficial, el periodista Ernesto Morales publicó un video en sus redes sociales en el que señala que «la supuesta nota aclaratoria de los organismos implicados» era «un insulto a la sensatez e inteligencia» y «una falta de respeto». 

Morales afirmó que las imágenes que le llegaron fueron captadas por una persona muy cercana al caso (una de las que recibió a la paciente en el hospital), y que recibieron a tres ancianos «en un estado de deterioro que era difícil de creer».

«Quiero que alguien me explique como estas [supuestas] escamas, pápulas, se muevan de esta manera (...) Lo que se ve en la cara de la señora también se está moviendo. No son escamas, no son pápulas inmóviles; lo que tiene en la cara, el cuello, la frente, se está moviendo, para que digan ahora que no son hormigas ni gusanos. (...) Esto es lo suficientemente grave y monstruoso para que las autoridades expliquen», cuestionó el periodista mientras mostró las imágenes originales que le enviaron. 

Morales mencionó que «la persona que se arriesgo brutalmente para grabar, sólo tuvo tiempo para tomar imágenes de una sola de las víctimas del sistema», pero insistió que se trata de al menos tres pacientes. También dijo que conoció que al hospital llegó rápidamente la Seguridad del Estado y  revisó los teléfonos de los trabajadores. 

¿Qué es la sarna noruega?

Según la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, la sarna noruega es una enfermedad parasitaria de la piel provocada por un ácaro de la familia Sarcoptidae, el Sarcoptes scabiei var. Hominis. Se le conoce como «arador de la sarna».

La transmisión se efectúa por contacto físico muy estrecho. Tener relaciones sexuales o compartir cama son algunas de las vías de contagio más frecuentes. Aunque es raro, también puede suceder la infección a través del contacto con sábanas y ropa íntima, ya que el ácaro puede sobrevivir 72 horas fuera del cuerpo humano. Es habitual en sitios con hacinamiento y poca higiene, advierten los especialistas.

¿Qué opinan varios especialistas sobre el reporte oficial? 

El doctor Miguel Ángel Ruano Sánchez, presidente del Gremio Médico Cubano Libre (GMCL), una organización en el exilio que monitorea y denuncia irregularidades y violaciones en la Salud Pública cubana, considera que la paciente se «reinfectó por descuido y ausencia de tratamiento». 

«El tratamiento de la sarna noruega es tan sencillo que  incluye lindano al 1 %, crotamitón al 10 % o permetrina al 5 %, precedida de queratolíticos como ácido salicílico al 5-8 %. En casos severos se usa ivermectina 200 mg/kg en dosis única. Recientes estudios para casos recurrentes plantean esta dosis los días  impares o pares por 30 días. Pero ni eso hay en Cuba y por eso se aumenta el riesgo de reinfección como en este caso», declaró a Martí Verifica el galeno. 

Ruano, residente en Colombia, explicó que «un cuadro de este tipo empieza en el  paciente suele presentar erupción generalizada de pápulas y placas eritemato-descamativas, que de forma característica y diferenciadora, también se halla en el cuello, cuero cabelludo y uñas. Es interesante recordar que la hembra del ácaro, tiene 300-450 micras de longitud, es oval y aplanada ventralmente y es la que comienza todo». 

Sobre las supuestas larvas que aparecen en las imágenes que circulan, el Dr. Ruano señala que es necesario «tener la biopsia de esas lesiones» y haber valorado a la paciente en persona.

No obstante, explica que para que aparezcan «tiene que haber un estado de necrosis del tejido, por lo tanto un estado de abandono total».

El Dr. Ruano detalló: «El gusano de la muerte, o del tejido necrotizante, conocido también como taturana oblicua (Lonomia obliqua) es una especie de lepidóptero ditrisio de la familia Saturniidae cuyas orugas tienen pelos urticantes muy venenosos. Dentro de la familia de los necrófilos o que se alimentan de tejidos muertos se encuentran los dípteros y coleópteros, mientras en las especies predadoras se encuentran los coleópteros, dípteros e himenópteros. Por último, las especies omnívoras como avispas, hormigas y otros coleópteros. Otras especies, como las accidentales son las arañas y ciempiés. Las células muertas de los tejidos incluso con el paciente en vida se rompen y liberan múltiples sustancias y proliferan las bacterias. Es por esta aparición de bacterias y hongos que el cuerpo comienza a descomponerse después de morir las células, aunque el paciente siga con vida». 

También explicó que, «dentro de la familia de los necrófilos o que se alimentan de tejidos muertos se encuentran los dípteros y coleópteros, mientras en las especies predadoras se encuentran los coleópteros, dípteros e himenópteros. No podemos saber exactamente cual tenía la paciente».

«Para que aparezcan en un ser vivo debe haber un estado de deterioro y de abandono total de la lesión inicial. Esto no ocurre en un día ni dos, si no en meses, de manera que para que una lesión inicial en piel en una persona con vida adquiera este aspecto y sea invadida por gérmenes y bacterias tiene que haber una abandono total de larga data», precisó el doctor.

El doctor cubano Lucio Enríquez Nodarse declaró a Martí Verifica, sobre el caso, que «por sarna no fallece nadie».

Enríquez Nodarse, quien tiene estudios en la Escuela Profesional de Medicina Legal y Forense, de la Universidad Complutense (Madrid, España), señaló que, según conoció por las noticias «la señora estaba llena de hormigas y sarna». Sin embargo, el también activista del GMCL apunta que la paciente «fallece por el estado de desnutrición crónica y sobre todo por deshidratación, debido al abandono que sufría en el asilo de ancianos donde estaba».

¿Sanciones a quien filtró el caso?

El medio independiente CubaNet citó a una fuente del Sistema Nacional de Salud que, -bajo anonimato por temor a perder su puesto u otras represalias-, afirmó que funcionarios del Minsap sancionarían a una enfermera acusada de tomar los videos de Adelaida Zamora Torriente al llegar grave al hospital de Diez de Octubre.

El 24 de febrero autoridades del Minsap habrían llegado al hospital «y junto a directivos del centro entrevistaron por separado a cada uno de los que estaban de guardia» cuando llegó la anciana, reportó el medio. 

«Un integrante del equipo de guardia dio el nombre de la enfermera que tomó las fotos y el video, por lo que se tomarán medidas con ella, no se sabe de qué índole. No tienen que probar que ella pasó las fotos [a quienes las divulgaron] para sancionarla, solo que las tomó», señaló  la fuente de CubaNet. 

En el citado artículo se menciona que según explicó el doctor, las autoridades del hospital revisaron los teléfonos del personal de guardia, aunque no encontraron evidencias de la filtración y recurrieron a los interrogatorios e intimidaciones, lo que coincide con las declaraciones emitidas por el periodista Ernesto Morales. 

«Solo les preocupa silenciar las denuncias, en lugar de investigar y sancionar a los culpables de un asunto de tanta gravedad», advirtió el galeno. 

¿Qué se sabe de los otros pacientes? 

Según reportó CubaNet, el medio pudo corroborar de forma independiente que fueron tres los pacientes (dos hombres y una mujer) que ingresaron al hospital de Diez de Octubre el lunes 19 de febrero. 

«Fueron trasladados en ambulancias, acompañados del personal (cuidadores) del hogar de ancianos. Inmediatamente, fueron ingresados en una sala de terapia intensiva», publicó CubaNet. 

«Tenían condiciones similares los tres casos, pero la señora era la más grave; tenía tanta deshidratación que fue imposible canalizarle una vena o realizar cualquier acción para hidratarla. Se sacudía intentando quitarse los bichos. Se le dieron alrededor de tres baños completos incluidos sendos enjuagues de la boca y salían gusanos entonces por la boca y los oídos; mientras más baños le daban era peor», relató a CubaNet el médico consultado. 

Martí Verifica se intentó comunicar con la dirección del Hopital Clínico Quirúrgico «Diez de Octubre», autoridades de Salud en el municipio, así como del Hogar de Ancianos «28 de Enero», para indagar sobre detalles del caso y no recibió respuesta de ninguna de las entidades. 

¿Qué otros casos de abandono estatal y presuntas negligencias médicas han trascendido?

En enero de 2010 murieron 26 pacientes del Hospital Psiquiátrico de La Habana debido a las bajas temperaturas y a las negligencias del personal sanitario. La versión oficial confirmó la mala praxis: «la no adopción oportuna de medidas» con los pacientes, sobre todo con aquellos que sufrían graves problemas respiratorios o cardiovasculares, provocó los fallecimientos. 

Un año después se anunció que los responsables enfrentarían penas de entre 5 y 15 años de cárcel. El juicio se realizó a puertas cerradas.

También se han reportado muertes de recién nacidos. A inicios de 2023 fallecieron en La Habana al menos 10 bebés en el Hospital Materno Infantil de Diez de Octubre​, conocido como Hijas de Galicia. 

En la primera nota informativa sobre el caso se señaló que los bebés nacieron prematuramente y con «bajo peso». Cuatro de las ocho muertes informadas inicialmente se produjeron en apenas cinco días a partir del 11 de enero, a causa de una sepsis o septicemia, afección médica grave causada por una respuesta inmunitaria fulminante a una infección.

En una segunda nota, informaron que la Comisión dictaminó la presencia de un brote de infección asociado a la asistencia sanitaria, en la sala de cuidados intensivos neonatales de la referida institución médica.

Detallaron que «el brote estuvo vinculado a violaciones de medidas higiénico-sanitarias, las cuales se sumaron a problemas de aseguramiento de recursos que presentaba el centro en ese momento». 

Cada vez es más frecuente ver en redes sociales las denuncias de cubanos que atribuyen la muerte de seres queridos, entre ellos no pocos niños, a presuntas negligencias médicas o a la falta de recursos.

COMPARTE ESTE CONTENIDO